El Adobe Restaurant, relato de lo posible

El Adobe Restaurant, enclavado en lo profundo del cerro La Magdalena, Charallave

El Adobe Restaurant, relato de lo posible

 Por Guillermo Ramos Flamerich

Publicado originalmente en el blog Planta Baja el 1 de diciembre de 2009

Desde aquel mirador observaba un panorama único. Los inmensos valles del Tuy con sus montañas degradadas de verdes pinceladas contrastaban con una visión lejana del hermoso cerro Ávila y una pequeña silueta que relucía el hotel Humboldt. Éste es el ambiente del parque temático El Adobe Restaurant, enclavado en lo profundo del cerro La Magdalena, en Charallave. Busca redescubrir y fomentar de manera certera y profunda la cultura propia; ser vitrina a las nuevas generaciones de lo que este pueblo del Tuy fue en su pasado; servir de asidero a la memoria colectiva y lograr un nuevo espacio de esparcimiento en estas ciudades dormitorio.

La iniciativa surge del señor Juan Quintana, coleccionista de antigüedades, con gran deseo de recuperar la memoria colectiva de un pueblo que parece haberla perdido. La construcción de este parque duró cinco años. Su nombre de El Adobe Restaurant se debe a que la mayoría de sus edificaciones están hechas de este material criollo. En palabras del señor Quintana, «el objeto principal es mostrar cómo era Charallave a principios de 1900». Todos los locales llevan el nombre de personajes o lugares del pueblo. Es una villa, con iglesia, plaza Bolívar, bar Aurora, casa de la cultura Luis Ramón Camero, salón de los charavares, salón de música y mucho más. Las palabras cordiales del señor Juan Quintana están en perfecta consonancia con la belleza de este lugar, sus reliquias deportivas, radiofónicas, musicales y culturales.

La mayoría de los visitantes al parque coinciden en una queja: las opciones de esparcimiento en pueblos tuyeros como Charallave son muy escasas, y se focalizan mayormente en Caracas, ciudad que les proporciona recursos y fuentes de empleo. En ese sentido, proyectos como el que encabeza el señor Juan Quintana, que surgen de la iniciativa particular de personas que con amor y apego a su tierra, buscan no sólo rememorar el legado de olvidados ancestros, sino a colaborar a dar un mayor número de opciones de sano esparcimiento, fomentan el desarrollo psicológico y cultural de la comunidad. Asimismo, demuestran el poder que tenemos los ciudadanos de cambiar las cosas, y construir nuevos espacios es también tarea nuestra.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo crónica, tradición venezolana

Una respuesta a “El Adobe Restaurant, relato de lo posible

  1. Giannina Olivieri

    Te felicito, Guillermo. Buen blog y seguramente irá mejorando cada día. Nos vemos en la UCAB.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s