Historia de Ricarda Sucre

Historia de Ricarda Sucre

Por Guillermo Ramos Flamerich

Ricarda Sucre transitaba todos los días la misma calle. Pasaba por el mismo bulevar. Se detenía a ver las joyas expuestas en el mostrador de la joyería Sherezade. Colocaba el mismo playlist en su reproductor de música. Pensaba en temas ya recurrentes, algo confusos para el común. No veía a quienes la acompañaban en el camino. Se sentía en soledad absoluta a pesar de la congestionada acera. Un día hizo las cosas diferentes, ni la misma calle, ni la misma actitud. Pasó por alto la joyería, no llevó reproductor de música. No pensaba más en temas repetidos. Ricarda Sucre había muerto.

El asesino se había escapado por el tímpano de uno de sus oídos –que al igual que todos sus sentidos– vivían en el más absoluto terror.

Organización Nelson Garrido, Caracas

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s