Archivo mensual: abril 2014

Homenaje al Gabo (1927-2014)

La muerte de Gabriel García Márquez es un hecho noticioso mundial, pero también un dolor muy personal. Es de esos autores que se convierten en cómplices, que siempre están allí para dar un consejo, que hacen de la ficción un capítulo más de nuestras vidas. Con su lectura he aprendido el poder de la palabra, la universalidad de esos cuentos que nacen del pueblo y que son elementales y sabios. La riqueza de nuestra lengua castellana y el oficio periodístico como algo sublime y creador.

En vida fue un mito. Su muerte física ocurrió un Jueves Santo, un ingrediente más para el Realismo Mágico del cual fue su fiel representante en su parábola vital. Ante el fallecimiento de Gabriel García Márquez son pocas las palabras que puedo agregar. Su legado queda, allí radica la inmortalidad.

La siguiente galería está compuesta por diversas caricaturas que realizó Pedro León Zapata para la Revista Nacional de Cultura de Venezuela, en su edición de julio/agosto/septiembre de 1968 (Año XXIX; Número 185, INCIBA). La misma presentó a sus lectores: Novedad y anacronismo de Cien años de Soledad, por Emir Rodríguez Monegal y Conversaciones con Gabriel García Márquez, una entrevista de Armando Durán.

Gabriel García Márquez por Pedro León Zapata (Revista Nacional de Cultura, 1968): 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Porro-Cumbia de Daniel Camino: Macondo, interpretado por la Billo’s Caracas Boys (1970): 

La Soledad de América Latina. Discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura (Estocolmo, Suecia, 8 de diciembre de 1982): 

2 comentarios

Archivado bajo Literatura Latinoamericana, perfiles

#Opinión Tiempo para la política

Edo: Las rutas de la oposición

Caricatura de Eduardo Sanabria (EDO) – 4 de abril de 2014.
«Las rutas de la oposición»

Tiempo para la política

Por Guillermo Ramos Flamerich

Muchas son las ficciones que se pueden crear ante la incapacidad de salir de una crisis de nación por los métodos del diálogo y la construcción de acuerdos. Ninguna pretensión suena disparatada a la hora de imaginar. Desde quien recrea en su mente al superhéroe que vence a los cuerpos represores, los grupos armados y lleva a prisión a los rangos más altos de las esferas de poder; hasta los que confían que un clásico Golpe Militar pondrá fin a este desequilibrio. Pero las realidades son otras y la labor más terrenal para transformar esto, radica en usar la imaginación en esa herramienta tan humana llamada política.

Bastante se ha repetido: ¿Si no podemos hacer política, qué nos queda? ¿La Guerra? Lo ocurrido en Venezuela a partir de ese febrero nuestro de todos los días (parafraseando al filósofo Castro Leiva y su octubre de 1945), ha demostrado que la gente tiene un límite. El gobierno es fiel representante de un sistema corrupto, carente de soluciones y fallo en democracia. Los tornados que pasan por nuestras ciudades y dejan en su estela barricadas, marchas, protestas diarias y una aguda represión, también han ayudado a derribar la fabulada historia de una Revolución Democrática, Socialista, de Inclusión.

Es perverso hablar de inclusión cuando reniegas de un sector del país, lo apartas y lo responsabilizas de todo el mal que aqueja al Planeta Tierra. Peor aún cuando esos reclamos son los mismos de la mayoría de la ciudadanía. El único«golpe permanente» ha sido el de la inflación, la violencia, escasez, falta de garantías ciudadanas y el robo, a gran parte de una generación de jóvenes, de un futuro satisfactorio en su país.

Entonces tenemos no solo un mal gobierno, y un sistema inviable, sino algo que busca perpetuarse en el mando como si fuera la única opción para una Venezuela que está llena de posibilidades. La respuesta para vencer estas prácticas tan malas/no-democráticas/corruptas/violentas, pasa por convertirse en alternativa.

El descontento es auténtico, está en aumento, lo que no significa que la mayoría de la gente opte por la radicalización, pero sí que tengan mayor disposición para el cambio. El gobierno se ha portado de la manera más torpe posible, casi a modo de decálogo sobre qué no hacer si quieres estabilidad. Error tras error, hasta el momento los ha salvado el mayor de los vicios que poseen: la búsqueda del poder por el poder. Pero si la alternativa se divide, se estanca, el fallo en esta unión es mucho más traumática que los errores de quien gobierna.

No es momento de egos ni de culpar al otro por lo que no hizo, se trata de sumar pensamientos, de hacer política con virtud, con gracia e ingenio. Dejar a un lado el cálculo de las siguientes elecciones o los intereses particularísimos. Al ser democráticos no somos homogéneos. Todos podemos trabajar integrados hacia un futuro compartido, cada uno desde lo que mejor sabe hacer y con reglas claras. Más allá de los odios, del revanchismo y la polémica, se trata de construir y reconstruir país. Venezuela vale la pena y debe ser para todos.

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, pensar a Venezuela