Archivo mensual: julio 2015

JLI2015: la hermandad de convivir

Participantes del programa JLI2015 en el Parque Tecnológico de Repsol

Participantes del programa JLI2015 en el Parque Tecnológico de Repsol

JLI2015: la hermandad de convivir

Por Guillermo Ramos Flamerich

Escribo estas líneas al finalizar la XIII edición del Programa de Jóvenes Líderes Iberoamericanos de la Fundación Carolina. El mismo, es auspiciado por el Banco Santander y la Fundación Rafael del Pino, como un punto de encuentro de algo más que una región y un puente para conocer la realidad económica, política y social de España y Europa. Esas son las líneas generales. En la práctica, 50 jóvenes de 21 nacionalidades conviven dos semanas recorriendo España y coinciden en Bruselas en la búsqueda del pasado, presente y futuro de la Unión Europea. Una experiencia de vida que invita no solo a un mayor conocimiento teórico, sino a incentivar la capacidad de transformar al colectivo.

Las locaciones fueron variadas, también los interlocutores. Reuniones con ministros y funcionarios, altos ejecutivos de bancos y empresas de tecnología, las lecciones de un ex futbolista dedicado a mantener un legado, hasta los comentarios de un chef o la visita a La Rioja y la inmersión en la cultura del vino, tan fundamental para España. La capacidad innovadora del turismo y la importancia de reconocer en el otro no a un enemigo, sino a un adversario con el que se puede no solo dialogar, sino llegar a acuerdos concretos, porque el país perfecto no existe, pero todo es perfectible.

A su vez son 49 visiones para adentrarse en cada uno de los países representados, porque: ¿Cuánto puede conocer un venezolano sobre Honduras, Guatemala, Bolivia o Paraguay? Y viceversa, ¿cuánto puede conocer un nicaragüense o un peruano sobre la situación venezolana? Estamos acostumbrados a mencionar nuestra lengua y cultura común como ejemplos de hermandad, pero muchas veces, al hablar de uno de esos países, los conocimientos son difusos, quizás inexistentes.

 Intervención de Guillermo Ramos Flamerich en la Ciudad Santander

Intervención de Guillermo Ramos Flamerich en la Ciudad Santander

Por ello, junto a mis compañeros venezolanos, nos tocó resumir y contextualizar la grave crisis que hoy presenta nuestro país. Buscando sopesar las partes, los hechos y sus protagonistas. Con denuncias y reclamos, pero con un profundo optimismo en la capacidad de los venezolanos de plantarse ante cualquier dificultad. Es así como una experiencia de viaje, se convierte en un entramado de redes para la democracia.

Entonces llega la reflexión. El mundo globalizado está en un debate diferente al que nos agobia la Venezuela cotidiana. Iberoamérica, el planeta entero, discute sobre innovación tecnológica, medio ambiente, más y mejores derechos para los ciudadanos, la libertad y su comunión con la generación de capacidades y así luchar contra la desigualdad. Pero nosotros seguimos combatiendo la peor cara de nuestro pasado, el caudillismo, sumado a la corrupción desmedida, el estrangulamiento a la producción nacional y un autoritarismo que pretende día a día ser totalizador. Un Presidente que más que estadista, parece el carcelero de todo un pueblo y la violencia, ¡oh, la violencia!, la que acaba con parte de lo mejor de nuestro futuro. El trabajo primario es salir de esta oscuridad y así sentar las bases de una sociedad libre donde se pueda deliberar y aportar al contexto global.

Porque una agenda fértil es cómo potenciar la marca de Santa Ana de Coro y su patrimonio de la humanidad, o de Ciudad Bolívar, Cumaná y La Azulita; Los puntos cardinales de nuestra industria turística; El desarrollo de tecnologías y la excelencia académica de nuestras escuelas, liceos, universidades e institutos técnicos. Las maneras de insertar la cultura venezolana como valor de alcance global y no como mero chauvinismo que habla de la patria mientras esta languidece. ¿Y si dejamos atrás tanta desesperanza y comenzamos a vivir los retos del siglo XXI?

Más allá del entusiasmo que genera haber sido seleccionado, descubrir la diversidad de realidades y pensar en los cambios posibles de nuestros países, a cada uno de los 50 participantes de esta XIII edición nos queda el compromiso de hacer de nuestras vidas un instrumento para mejorar la sociedad. Porque estas mismas reflexiones que hoy me inquietan, sé que están en cada uno de mis compañeros, promesas, voceros y protagonistas de un presente, pero sobre todo, de un futuro común.

Entrega de diploma del Programa de Jóvenes Líderes Iberoamericanos, por parte de la vicepresidenta del gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría y el presidente de la Fundación Carolina, Jesús Andreu. Palacio de La Moncloa, Madrid

Entrega de diploma por parte de la vicepresidenta del gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría y el presidente de la Fundación Carolina, Jesús Andreu. Palacio de La Moncloa, Madrid

*Publicado originalmente en Polítika UCAB el 3 de julio de 2015

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo pensar a Venezuela