Archivo mensual: diciembre 2015

6D: La reivindicación ciudadana

6D: La reivindicación ciudadana

Las molestias nuestra gente las ha expresado de manera cívica, participando masivamente el día de las elecciones, entendiendo la importancia de defender el voto. (Foto de Francisco Touceiro en Cumaná, estado Sucre)

6D: La reivindicación ciudadana

Por Guillermo Ramos Flamerich

Nada han temido más los que hoy ocupan el poder en Venezuela que el triunfo de la ciudadanía. El 6D se convirtió en eso, en la reivindicación del ciudadano. La fecha más esperada, «el domingo decisivo que transformaría al país»… Las apuestas, los análisis y la firme convicción de que se estaba jugando demasiado, de lado y lado. Eso sumado a los simbolismos por los que nos pasea la historia. Un domingo 6 del último mes de 1998, llegaba a la presidencia Hugo Chávez Frías, diecisiete años después la permanencia de su proyecto parece transitar el solitario camino de la despedida. Así como esa copla que apareció después de la muerte de Juan Vicente Gómez en diciembre de 1935: «Un 17 murió el que liberó a Venezuela y el que la tuvo fuñía», el 6 marcó el inicio de algo, todavía no sabemos con certeza qué, pero la vida política venezolana cambió.

Veinte elecciones en poco más de tres lustros. Esa ha querido ser la credencial democrática de la llamada «Revolución Bolivariana», pero se nota en cada acción el profundo desprecio de sus jerarcas a las decisiones de la gente. No solo cuando son adversas, sino la arrogancia cotidiana de creerse los únicos dueños de la verdad. Decía el escritor Sherwood Anderson que cuando alguien buscaba apropiarse de la verdad, de transformar su verdad en la única, «se convertía en un ser grotesco y aquella verdad a la que se había abrazado trocábase en una mentira».

Por eso las respuestas de la Dupla del odio, las amenazas y el reproche. La ciudadanía se expresó de manera clara, esta historia que estamos construyendo no debe ser maniquea, no es una lucha entre buenos y malos. Pero qué villanos se ven el Presidente de la República y el saliente Presidente de la Asamblea Nacional. Haciendo todo para perturbar la tranquilidad del país, castigando y ofendiendo. Saben algo, no tienen la fuerza, por lo menos no la del «pueblo» que tanto manosean en sus chácharas.

La Campaña Todos #PorLaLibertad

En los últimos meses he participado en la Campaña Todos Por La Libertad. Iniciativa de la activista de Derechos Humanos y esposa del preso de conciencia Leopoldo López, Lilian Tintori. Junto a líderes estudiantiles, víctimas de la represión, artistas, entre otros, pudimos recorrer Venezuela, con la firme convicción de hacer hincapié en los derechos de la ciudadanía a la par de colaborar con los candidatos de la Unidad. La radiografía del país actual. Ese que sufre una epidemia de Sida en la comunidad warao del Delta Amacuro, los rostros de la pobreza del asentamiento indígena de Yakariyene en Tucupita; los reclamos de los pescadores de Cumaná y Margarita por la falta de repuestos para sus peñeros; la escasez, el alto costo de la vida y la violencia que ataca a cada región de Venezuela; la inoperatividad de nuestras empresas básicas en Guayana; los ataques por pensar distinto ocurridos en Cojedes y Guárico; y el reclamo perenne, el descontento infinito y la esperanza de un cambio hacia mejor.

Esas molestias nuestra gente las ha expresado de manera cívica, participando masivamente el día de las elecciones, entendiendo la importancia de defender el voto. Ha contenido cualquier descarga, cualquier ensañamiento, a pesar de la burla constante. Recuerdo como se desbordaron las calles de Barinas en una asamblea de ciudadanos, los recorridos por las zonas populares de Maturín, consideradas bastiones del partido de gobierno, la fuerza de San Cristóbal, el entusiasmo de las gentes del páramo de Mucuchíes, la solidaridad con la libertad de los presos políticos.

Un país decidido a dejar de lado las diferencias que polarizan pero no construyen nada. Una nación dispuesta a reconciliarse para asumir los problemas juntos. Una república que quiere paz, libertad, que existan el respeto y la posibilidad de desarrollar una vida provechosa, con expectativas de futuro. Una Venezuela que quiere salir adelante, dejar de lado tanto conflicto, pero sin olvidar que la justicia debe llegar a quienes más nos han vejado.

Hablo entonces de ese país al que invita Mariano Picón Salas a construir en su Auditorio de Juventud. Una Venezuela que se conozca  a sí misma, su imaginario y fundamentos; organizada, que tengamos una visión compartida de cómo hacer las cosas y lo que queremos ser; llenos de entusiasmo porque pudimos vencer toda adversidad, porque estamos aquí, en este presente que nos pertenece y podemos crear un futuro tan grandioso, que supere a nuestros más hermosos sueños.

*Publicado originalmente en Polítika UCAB el 11 de diciembre de 2015

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, pensar a Venezuela