Archivo de la etiqueta: Asamblea Nacional

Perfiles: Gilber Caro

img_4944

El diputado Gilber Caro y Guillermo Ramos Flamerich (Salón Francisco de Miranda, Palacio Federal Legislativo, 7 de enero de 2016).

Gilber Caro

Por Guillermo Ramos Flamerich

Dice Simón Díaz en su Caballo Viejo que «después de esta vida, no hay otra oportunidad». Pero mientras estemos vivos siempre existirán nuevas oportunidades, mejores maneras de hacer las cosas y de renovar la fe como individuos, también como nación. La historia de Gilber Caro está fundamentada en una segunda oportunidad. Llevo más de seis años conociéndolo y en ese tiempo hemos podido compartir conversaciones y momentos estelares, de esos que quedan siempre en la memoria y te llevan a reflexionar.

Él estuvo diez años preso, eso nunca lo ha ocultado, más bien ha sido su carta de presentación y de superación. Cuando le preguntaba sobre cómo lo agarraron, respondía: «Terminé pagando por ser como Shakira: ciego, sordo y mudo. Por no delatar, terminé pagando condena». Después se explayaba al detalle y te llevaba casi a vivir una película de aventuras por los sitios en los que estuvo recluido: Yare, El Rodeo, el extinto Retén de Catia, en fin, más allá de la anécdota, su vida no se trata del pasado, sino de cómo ese pasado moldeó su presente y lo llevó a convertirse en un líder comunitario.

Ser un expresidiario en todas partes del mundo es un estigma. En Venezuela, aun más. Se les excluye por haber delinquido, pero buena parte del origen de esos delitos se encuentran en la exclusión de la que han sido objeto. ¿Y es que acaso marginando a alguien, despreciándolo, estamos mejorando nuestra sociedad? Mucho de lo que hoy vivimos recae en la doble moral de convertirnos en jueces implacables, perfectos e impolutos. Mientras, el país se cae a pedazos por no asumir culpas ni brindar una oportunidad al otro, por no brindar opciones y solo mirar de reojo a quienes no lucen ni piensan como nosotros. A pesar de todo eso, Gilber pudo reinsertarse a través de su fundación Liberados en Marcha, lo que luego lo llevó a la acción política en las Redes Penitenciarias y en Voluntad Popular.

A no tantos metros de la cárcel de El Rodeo está el barrio El Milagro, en Guatire. Allí viven muchos familiares de presos y justamente en ese lugar Gilber comenzó su trabajo social, brindando apoyo a las familias, creando equipo, proyectando un centro de acción comunitaria, con herramientas capaces de nutrir a ese nuevo liberado que no sabe qué hacer con su vida. Está también su iniciativa de Santa va a las cárceles, juguetes en épocas decembrinas a todos esos hijos de presos que requieren una sonrisa, un abrazo, ante una vida muchas veces más fuerte que cualquier pesadilla.

Y así siguió evolucionando, como conferencista, como dirigente político. Aprendiendo de leyes para presentar mejoras claras al sistema penitenciario. Y así llegó a ser diputado suplente del estado Miranda, justamente por el Circuito 4, allá donde está El Milagro. Recuerdo su mirada brillante, su atuendo semiformal, asistiendo al Palacio Federal Legislativo los primeros días de enero de 2016. Era el mismo Gilber del que por primera vez escuché en un evento llamado Zoom Democrático; el mismo con el que vi clases en el IESA, en el programa Lidera de la Fundación Futuro Presente. El mismo que sentía orgullo de las vueltas que había dado su vida.

Mientras escribo estas líneas –el miércoles 11 de enero– Gilber yace detenido arbitrariamente por el SEBIN (policía política venezolana). El Vicepresidente lo acusa de terrorismo y conspiración. Saca a colación todo su pasado como justificativo de su detención. ¡Qué burla tan grande! ¿Este es el gobierno que dice tener una profunda conciencia social y que construye un país más justo y de oportunidades? Esta Revolución de las Miserias solo es la peor cara de nosotros, mientras que Gilber es el rostro de las posibilidades, de las mejores posibilidades que tenemos como país.

Lo detienen por ser parte de Voluntad Popular, por su lucha en defensa de la democracia y la liberación de todos los presos políticos. Lo detienen por considerarlo débil. Y eso es lo que pasa cuando una justicia no es justa, siempre destroza al más débil en beneficio de los poderosos, de los saqueadores de esta hermosa pero apuñalada Venezuela.

¿Qué podemos hacer? Esa es una decisión muy personal. Pero esto no es una película de la que nos estremecemos, pero somos solo simples espectadores. Tenemos que ser los protagonistas del cambio, de la organización ciudadana, democrática. Con fuerza, con tanta indignación como ánimo, no dejemos que todas las oportunidades sean perdidas ni que este sacrificio que estamos viviendo como sociedad sea en vano. Hoy nos toca decir unidos #LiberenAGilber.

*Publicado originalmente por Polítika UCAB el 13 de enero de 2017

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, pensar a Venezuela, perfiles

6D: La reivindicación ciudadana

6D: La reivindicación ciudadana

Las molestias nuestra gente las ha expresado de manera cívica, participando masivamente el día de las elecciones, entendiendo la importancia de defender el voto. (Foto de Francisco Touceiro en Cumaná, estado Sucre)

6D: La reivindicación ciudadana

Por Guillermo Ramos Flamerich

Nada han temido más los que hoy ocupan el poder en Venezuela que el triunfo de la ciudadanía. El 6D se convirtió en eso, en la reivindicación del ciudadano. La fecha más esperada, «el domingo decisivo que transformaría al país»… Las apuestas, los análisis y la firme convicción de que se estaba jugando demasiado, de lado y lado. Eso sumado a los simbolismos por los que nos pasea la historia. Un domingo 6 del último mes de 1998, llegaba a la presidencia Hugo Chávez Frías, diecisiete años después la permanencia de su proyecto parece transitar el solitario camino de la despedida. Así como esa copla que apareció después de la muerte de Juan Vicente Gómez en diciembre de 1935: «Un 17 murió el que liberó a Venezuela y el que la tuvo fuñía», el 6 marcó el inicio de algo, todavía no sabemos con certeza qué, pero la vida política venezolana cambió.

Veinte elecciones en poco más de tres lustros. Esa ha querido ser la credencial democrática de la llamada «Revolución Bolivariana», pero se nota en cada acción el profundo desprecio de sus jerarcas a las decisiones de la gente. No solo cuando son adversas, sino la arrogancia cotidiana de creerse los únicos dueños de la verdad. Decía el escritor Sherwood Anderson que cuando alguien buscaba apropiarse de la verdad, de transformar su verdad en la única, «se convertía en un ser grotesco y aquella verdad a la que se había abrazado trocábase en una mentira».

Por eso las respuestas de la Dupla del odio, las amenazas y el reproche. La ciudadanía se expresó de manera clara, esta historia que estamos construyendo no debe ser maniquea, no es una lucha entre buenos y malos. Pero qué villanos se ven el Presidente de la República y el saliente Presidente de la Asamblea Nacional. Haciendo todo para perturbar la tranquilidad del país, castigando y ofendiendo. Saben algo, no tienen la fuerza, por lo menos no la del «pueblo» que tanto manosean en sus chácharas.

La Campaña Todos #PorLaLibertad

En los últimos meses he participado en la Campaña Todos Por La Libertad. Iniciativa de la activista de Derechos Humanos y esposa del preso de conciencia Leopoldo López, Lilian Tintori. Junto a líderes estudiantiles, víctimas de la represión, artistas, entre otros, pudimos recorrer Venezuela, con la firme convicción de hacer hincapié en los derechos de la ciudadanía a la par de colaborar con los candidatos de la Unidad. La radiografía del país actual. Ese que sufre una epidemia de Sida en la comunidad warao del Delta Amacuro, los rostros de la pobreza del asentamiento indígena de Yakariyene en Tucupita; los reclamos de los pescadores de Cumaná y Margarita por la falta de repuestos para sus peñeros; la escasez, el alto costo de la vida y la violencia que ataca a cada región de Venezuela; la inoperatividad de nuestras empresas básicas en Guayana; los ataques por pensar distinto ocurridos en Cojedes y Guárico; y el reclamo perenne, el descontento infinito y la esperanza de un cambio hacia mejor.

Esas molestias nuestra gente las ha expresado de manera cívica, participando masivamente el día de las elecciones, entendiendo la importancia de defender el voto. Ha contenido cualquier descarga, cualquier ensañamiento, a pesar de la burla constante. Recuerdo como se desbordaron las calles de Barinas en una asamblea de ciudadanos, los recorridos por las zonas populares de Maturín, consideradas bastiones del partido de gobierno, la fuerza de San Cristóbal, el entusiasmo de las gentes del páramo de Mucuchíes, la solidaridad con la libertad de los presos políticos.

Un país decidido a dejar de lado las diferencias que polarizan pero no construyen nada. Una nación dispuesta a reconciliarse para asumir los problemas juntos. Una república que quiere paz, libertad, que existan el respeto y la posibilidad de desarrollar una vida provechosa, con expectativas de futuro. Una Venezuela que quiere salir adelante, dejar de lado tanto conflicto, pero sin olvidar que la justicia debe llegar a quienes más nos han vejado.

Hablo entonces de ese país al que invita Mariano Picón Salas a construir en su Auditorio de Juventud. Una Venezuela que se conozca  a sí misma, su imaginario y fundamentos; organizada, que tengamos una visión compartida de cómo hacer las cosas y lo que queremos ser; llenos de entusiasmo porque pudimos vencer toda adversidad, porque estamos aquí, en este presente que nos pertenece y podemos crear un futuro tan grandioso, que supere a nuestros más hermosos sueños.

*Publicado originalmente en Polítika UCAB el 11 de diciembre de 2015

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, pensar a Venezuela