Archivo de la etiqueta: cine

Manhattan en Caracas

Manhattan en Caracas

Por Guillermo Ramos Flamerich

Cada vez que veo Manhattan (Woody Allen, 1979), descubro algo nuevo de Nueva York. Bajo las notas de Rapsodia en Azul (Rhapsody in Blue), de George Gershwin, en la introducción de la película, la ciudad es mostrada de manera imponente. Más allá de la temática sobre el dilema de la vida en pareja, la madurez sentimental y la complejidad de las relaciones amorosas, Manhattan, como afirman varios críticos de cine, es la carta de amor de Allen a su cosmopolita urbe. Es una película emocionante, un clásico de todos los tiempos.

Recurro a esta imagen no sólo para invitar a verla. Sino también para reflexionar sobre otra ciudad algo más al sur: Caracas. Idear un film con tres historias paralelas: una de amor, otra que quede a la imaginación del lector y la tercera que cuente a Caracas no tanto con diálogos y narraciones, sino con imágenes. ¿Qué música utilizar? A la ciudad se le han dedicado un buen número de piezas pero, ¿canciones del repertorio nacional también pueden contar a una ciudad de tanto peso para el país? Una que te explique la mañana, otra la tarde y el romance.

El escritor español Juan José Millas comenta que, en vez de crear un lugar imaginario para sus relatos, utiliza a su conocida Madrid. A esta ciudad puede agregarle calles e inventar lugares sin recibir ningún reclamo ya que «Madrid es una ciudad de plastilina… no existe». Algo parecido ocurre con una Caracas ganada a la poca planificación y el abusivo cambio.

A pesar de la identidad cuestionada, existen lugares característicos de la cotidianidad caraqueña. Quizás imágenes de la Plaza Altamira; Plaza Venezuela y el reloj de La Previsora; el panorama del centro histórico; el teleférico; nuestros barrios; los bloques del 23 de enero; el cerro Ávila; la Ciudad Universitaria; un metro abarrotado. A las ya nombradas, agregaría al Hotel Tamanaco. Emulando una de las tantas fotografías del colombiano Leo Matiz, durante su estancia en la capital, captaría en contrapicado al mencionado edificio. Más allá de esto, una película de este estilo debe también mostrar y demostrar lo que nos hacer ser caraqueños. La exhibición de actitudes y acciones.

Woody Allen se mofa de la intelectualidad de Nueva York, pero también utiliza el arte, la música, literatura y filosofía para describirla. Para él, es en blanco y negro. ¿Caracas luce a blanco y negro como Manhattan o el trópico y la luz nos regalaron una variedad de colores que muchas ciudades quisieran tener? Interesante pregunta para la ciudad.

Con este artículo no busco incentivar una copia «criolla» de una película tan reconocida universalmente. Sólo espero sirva de inspiración para pensar en algo bueno que nos revele, de forma íntima, la capital venezolana. Son las palabras de un admirador de Allen y Caracas.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Caracas, pensar a Venezuela